Las cascadas de Usaquén se encuentran amenazadas

En medio de la coyuntura de la construcción del Sendero de las Mariposas que ha propuesto el alcalde Enrique Peñalosa y buscando descubrir el potencial ambiental que tiene la Localidad de Usaquén, los ciudadanos pueden descubrir y conocer que a menos de 20 minutos hay dos caídas de agua en medio de la cuenca del Río Molinos.

La primera caída de agua está ubicada en el hermoso paraje que atraviesa el bosque de los cerros orientales limítrofes con la Localidad de Usaquén, allí se abre la puerta de un cañón natural llamado “El Salto del Hippie” a tan solo 10 minutos del caso urbano.

Justo al lado a unos cuantos metros de distancia, se abre paso la segunda cascada de lo localidad con una imponente caída de 22 metros rodeada de una espesa vegetación identificada por los lugareños como Santa Ana.

Pero a diferencia de la Quebrada La Vieja en Chapinero, que se convirtió en un orgulloso ícono para todos los ciudadanos que la visitan, en Usaquén estas dos cascadas, “El Salto del Hippie” y “Santa Ana”, están además de olvidadas sumergidas en la contaminación. En octubre del 2012, un fallo del Tribunal Administrativo ordenó a la administración del ex alcalde Gustavo Petro la formulación de un plan y un comité de verificación para recuperar esos importantes afluentes hídricos.

Pese a que la providencia dio un término de 30 días, hoy todavía el jabón, las aguas negras y demás contaminantes acaban poco a poco con este paraíso natural de los bogotanos.

Por esta razón los ediles de Usaquén Juan David Quintero, Julio Mario Martínez y Horacio Estrada, vienen liderando un pacto por el cual se le transmita a la Administración Distrital la importancia proteger estos espacios ambientales.

“La administración del alcalde Peñalosa debe aprovechar estos escenarios para integrarlos al Sendero de las Mariposas y así asegurar que todos los ciudadanos descubran y protejan estos paraísos ambientales” aseguró Quintero.

Como primera medida los cabildantes buscarán visibilizar esta problemática ante la administración distrital y se comprometen a hacer un continuo monitoreo de los avances que tengan los derechos de petición impuestos ante la Secretaría de Ambiente y a la CAR. Así mismo velarán para que la Secretaría de Ambiente diseñe un plan de acción para recuperar y proteger estas cascadas.