La marca de cuidado personal Dove ha expresado que desde hace más de 30 años utilizan múltiples alternativas, sin animales, para testear  la seguridad de sus productos e ingredientes.

Bogotá, enero de 2019. La multinacional Unilever, propietaria de la marca de cuidado personal Dove, reafirma su política que prohíbe todas las pruebas en animales en cualquier parte del mundo. Además, ahora sus productos llevarán en sus empaques el logo cruelty-free (libre de crueldad animal) de PETA, a partir de este año, para asegurar e informar a los consumidores que sus productos no hacen, ni harán, pruebas en animales. La compañía ha anunciado además que respalda la petición de una prohibición global sobre las pruebas en animales, similar a la existente en la Unión Europea.

Para ello, han invertido más de un millón de horas del trabajo de sus colaboradores y más de 100 millones de euros a la investigación de alternativas para las pruebas en animales, esto con el fin de evaluar la seguridad de sus productos para los consumidores, bajo el marco establecido por la compañía de anteponer el riesgo, en lugar del peligro.

Con el compromiso de incentivar el fin de las pruebas en animales, la compañía ha llevado a realizar un esfuerzo colectivo que se resume en la presentación y publicación de  los resultados de sus investigaciones al público, así como trabajar con organizaciones internacionales y autoridades regulatorias que extiendan estas políticas a la industria.

Con esto, Dove y Unilever reafirman su compromiso por la sostenibilidad, el cuidado del medio ambiente y los consumidores, enmarcado en su Plan de Vida Sostenible, estrategia del negocio de la compañía.